Buscador de noticias

Por título o palabra clave
  • Por fecha de publicación
Facebook Tweet Google+

UChile.online

Calidad del aire en el Gran Santiago

¿Qué medidas además de la restricción vehicular pueden disminuir la contaminación ambiental?

Mientras comienza un nuevo periodo para esta tradicional medida, académicos de la U. de Chile plantean que no es suficiente limitar la circulación de autos particulares, sino que es necesario poner atención en la planificación urbana, en el transporte público, en las formas de calefacción, entre otros aspectos.

Desde el 02 de mayo volvió a aplicarse la medida que desde 1986 busca disminuir las externalidades negativas del tránsito como la congestión y la contaminación.

Desde el 02 de mayo volvió a aplicarse la medida que desde 1986 busca disminuir las externalidades negativas del tránsito como la congestión y la contaminación.

Pese a la restricción, los académicos concuerdan en que es necesario poner atención a las fuentes fijas de contaminación.

Pese a la restricción, los académicos concuerdan en que es necesario poner atención a las fuentes fijas de contaminación.

Medidas como ésta son útiles, pero advierten que puede llevar a aumentar el parque automotriz.

Medidas como ésta son útiles, pero advierten que puede llevar a aumentar el parque automotriz.

Este miércoles 2 de mayo se inició nuevamente el inexorable calendario de la restricción vehicular en el Gran Santiago, medida que comenzó a aplicarse en 1986 como forma de mitigar los altos niveles de contaminación ambiental, los que hoy incluso, han posicionado a seis ciudades chilenas entre las 20 más contaminadas de América, y a la capital dentro del top 10 nacional. Así, con el tiempo, se sumaron dígitos, distinciones, y también críticas a esta forma de controlar la polución, algo que se extiende por más de tres décadas después en la capital.

El académico de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Alejandro Tirachini, indica que la medida “busca disminuir la contaminación en invierno, pero en esa época la mayor contaminación viene de la leña y fuentes fijas, más que las fuentes móviles”. Además, agregó, es claro que cualquier cambio como el hecho en la restricción, que ahora es permanente en un dígito para vehículos con sello verde registrados hasta el año 2011, “no puede tener un impacto inmediato, y su evaluación requiere años”.

Algo en lo que es enfático es que “cualquier medida que desincentive el uso del automóvil, es una medida que va a atacar al mismo tiempo dos externalidades negativas clásicas que están relacionadas, como la congestión y la contaminación. Medidas como la tarificación de estacionamientos, calificación vial, y como el incentivo al uso compartido del automóvil son mencionadas por el también coordinador académico del Magíster en Ingeniería de Transporte.

Posición similar es la que expresa Tomás Cox, académico asistente de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo quien asegura que “a corto plazo la restricción es positiva, pero luego las familias que pueden se compran un segundo o tercer vehículo como opción, y eso tiende a aumentar el parque automotriz, lo que va en contra del objetivo deseado”, algo similar a lo que se vio tras medidas como la instauración de autopistas urbanas.

Clave es el impulso al transporte público, que ofrezca alternativas al auto, por lo que “aumentar la calidad de servicio, los recorridos, disminuir tarifas lo convierten en alternativa para dejar el automóvil en casa y así tomar un bus para llegar al metro o usar bicicleta, lo que es algo que denota la relevancia que debe tener la generación de una red bien diseñada de ciclovías”, agrega Cox, para quien la intermodalidad del transporte es algo que exige “mejoras en la disposición para cambiar de metro a micro, o de micro a bicicleta”.

“Cada vez la actividad económica se aleja más de dónde vive la gente, aumentando los movimientos y su distancia, entonces es necesaria la generación de subcentros con comercio, educación, servicios que estén más cerca de la gente”, argumenta el también investigador en temas de planificación urbana, quien indica la relevancia de la toma de decisiones a largo plazo, porque la expansión del Gran Santiago puede hacer que esfuerzos a corto plazo como califica a la restricción “sean insuficientes cuando el problema seguirá existiendo e incluso puede ser mayor considerando las inversiones que hacen las familias”.

Tirachini indica que ese es el problema con los desarrollos inmobiliarios, donde el académico pone de ejemplo a Chicureo y Chamisero, “donde se ve que la planificación gira en torno al auto, no habiendo considerado al transporte público, y posteriormente esperando que se hagan inversiones en infraestructura vial”. Finalmente, dice el investigador, el mensaje de fondo es que “no se puede disociar la planificación urbana con la planificación de transporte”.

  • Compartir:
    http://uchile.cl/u143127
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: