Reforma del Pregrado

Antecedentes

Enlaces relacionados
Plataforma UChile

La Universidad de Chile ha iniciado un vasto proceso de reorganización de toda su docencia de pregrado, que apunta a la coherencia, integración y flexibilidad de los estudios.

Desde 1999 tres comisiones de alto nivel han trabajado en las definiciones y orientaciones del proceso, y en el año 2000 se reglamentó la existencia de tres tipos de formación: general, básica y especializada, las cuales se insertan en un complejo mayor de educación continua. Estos tipos han estado tradicionalmente presentes en los currículos de pregrado, sólo que con características muy heterogéneas, sin una concepción integrada de la enseñanza y en muchos casos carentes de actualización metodológica.

Con ello se busca superar las deficiencias que diversos diagnósticos han detectado en la docencia: la falta de flexibilidad en la organización de los estudios, tanto desde el punto de vista del devenir vocacional de los estudiantes como de la ausencia de una perspectiva transversal en la educación; la aguda compartimentación de la docencia, agravada por el privilegio excesivo que se concede a la especialización profesional, en desmedro de las relaciones entre las disciplinas y del desarrollo de perspectivas epistemológicas, éticas y cívicas amplias; las diferencias de calidad y equidad, y la escasa renovación de formas, contenidos y metodologías de enseñanza.

Conceptos formativos

Así, de acuerdo a las nuevas definiciones, el sentido de la formación general estriba en la adquisición de perspectivas amplias sobre los problemas fundamentales del conocimiento que abren el camino a las diversas formas de tratamiento disciplinar de los mismos, y en el fomento en el estudiante de una capacidad reflexiva, inquisitiva, dialógica y crítica, evitando concebirlo como simple depositario de información y como mero sujeto de destrezas.

Por su parte, la formación básica está orientada a suministrar al alumno una experiencia integrada y actualizada de conocimiento, que le permita comprender los conceptos y problemas fundamentales que definen a la disciplina y al área de conocimiento respectiva, reflexionar y plantear preguntas relevantes a partir de ellos, apropiarse de las herramientas metodológicas pertinentes, familiarizarse con las estrategias de indagación propias de la disciplina y del área y entender la situación relativa que ambas tienen en el campo general del saber.

Finalmente, la formación especializada se identifica con el cuerpo de conocimientos, metodologías, tecnologías y destrezas fundamentales que son pertinentes al estado actual de desarrollo de una disciplina o profesión, y cuya apropiación permite al estudiante adquirir las condiciones epistemológicas y prácticas que aseguren el buen desempeño y el avance ulterior en una u otra.

  • Compartir:
    http://uchile.cl/u4827
Su mensaje fue enviado correctamente
Nombre del Destinatario:
E-mail destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: